domingo, 30 de marzo de 2008

Paideia

Solemos hablar de una "cultura china", o de "culturas aborígenes" o muchas otras expresiones semejantes. Pero - a decir verdad - el único pueblo que realmente definió una "cultura" en forma explícita, haciendo de ella un ideal social y de formación de las nuevas generaciones fueron los griegos. La "paideia" (civilización, cultura, tradición, literatura, educación...) fue un ideal explícitamente buscado y cuidadosamente labrado desde los tiempos homéricos. El ideal del hombre culto: "filólogos, o filón lógoys kai spoydázon perí paidéian": quien gusta de las palabras y se ocupa de la paideia (Phrynichus)

2 comentarios:

  1. Pregunto desde la ignorancia, ¿si un pueblo no define su cultura, ésta no existe como tal?, parece una frase de marketing político: Los problemas no existen, se definen.
    No he terminado de entender esta entrada. Un abrazo, leerte es siempre un placer, aunque a veces no te entiendo, y eso que haces todo lo posible para poner tu conocimiento al alcance de cualquiera, incluida yo.

    ResponderEliminar
  2. La tuya es una excelente pregunta. Yo diría que en la cultura griega antiguo, sí existe, realmente, una afirmación explícita de un ideal cultural con algunos trazos bien definidos: despeto a los dioses, a los padres y a los extranjeros, búsqueda de la "areté" entendida como hacer lo mejor de sí mismo, y el concepto de "humanidad" como ideal: hasta los dioses eran humanizados. Vosotros los españoles tenéis también rasgos de este orden, formados por una larguísima tradición. Otra cosa es en nuestros pueblos nuevos: mira que - en el caso de Chile, por ejemplo - estamos recién empezando a cumplir 200 años como pueblos... un romano se puede referir a 25siglos de historia... Eso nos hace pobres, porque la tradición iberaoamericana estuvo marcada por aventureros que buscaban oro y no nos dejaron una gran cultura. Eso se nota en los problemas que tenemos con la educación, porque son muy dispares nuestras bases culturales, y son éstas las que determinan qué podemos aprender en la vida. En fin, un larguísimo tema, con muchas repercusiones. Me alegra conversar nuevamente contigo. Un abrazo. Gonzalo.

    ResponderEliminar