sábado, 22 de enero de 2011

Descalzo

Experimento la extraordinaria energización que se recibe al acostumbrarse a andar descalzo. Un rejuvenecimiento de 20 años...

2 comentarios:

  1. De niño nunca he resistido el andar descalzo. Pareciera que la piel de mis pies no quisiera rozar el suelo y que necesito andar suspendido de un par de zapatos todo el tiempo. He tratado de entender el por qué, el cómo o donde ha surgido tamaña tontera pero no lo encuentro... no me queda más que usar zapatos.

    ResponderEliminar
  2. Con o sin zapatos eres bienvenido...

    ResponderEliminar