jueves, 5 de abril de 2007

Epojé

Practicar la “epojé”, la suspensión del juicio, nos lleva a no aceptar ninguna descripción – venga de donde venga – sin un examen crítico de su verdad, esto es, de su fuerza explicativa con respecto de los entornos a los que se refiere; esta fuerza explicativa se traduce en la capacidad de ese juicio para fundar acciones efectivas en el contexto de su ocurrencia.

2 comentarios:

  1. Practicar la "Epojé" de los escépticos es una costumbre que se ha perdido y debería reencontrarse para llegar a la tranquilidad del alma.
    Decimos mucho, opinamos demasiado, y callamos poco. Más allá de cualquier postura filosófica, la epojé puede adoptarse como estilo de vida.
    Has tocado un área que me apasiona: la filosofía.
    Te saludo del otro lado de los Andes.

    ResponderEliminar
  2. Regresar y regresar a la epojé: como dices, un llamado a un cambio de vida. G.

    ResponderEliminar