viernes, 20 de abril de 2007

Tomás de Aquino: trabajo intelectual

Tomás enseñó en las universidades de París y Nápoles a partir de 1252 con diversos cursos y peripecias. Sus trabajos más famosos son la Summa Contra Gentiles (1259-64) y la Summa Theologica (1266-73), apuntes de clase minuciosamente detallados dentro de una visión majestuosa de la Escolástica vigente en el siglo XIII. Fue llamado como teólogo del Concilio de Lyons, y murió en camino el 7 de marzo de 1274, a los 49 años. De su estadía en París parece ser una carta dirigida a un cierto “Hermano Juan”, en la que le entrega los siguientes “Dieciséis consejos para adquirir el don de la ciencia”.
“1. Debes entrar en el mar por ríos chicos, no de repente: conviene ir de lo más fácil a lo más difícil. Esta es mi advertencia e instrucción.
2. Quiero que no seas hablador y que te apartes de lugares de habladurías.
3. Conserva la pureza de tu conciencia.
4. No dejes de lado la práctica de la meditación.
5. Recógete en tu lugar apartado.
6. Muéstrate amable a todos.
7. No te pongas a averiguar las cosas de otros.
8. No te muestres excesivamente familiar con nadie: la familiaridad lleva al menosprecio y da materia para abandonar tu ocupación.
9. No te inmiscuyas para nada en dichos o hechos mundanos.
10. Huye sobre todo de las gestiones inútiles.
11. No dejes de imitar las huellas de la gente de bien.
12. No mires a quien escuchas, sino que guarda en tu memoria todo lo que se diga de bueno.
13. Haz que entiendas lo que leas y oigas.
14. Certifícate de tus dudas.
15. Y esfuérzate por ordenar todo lo que puedas en el armario de tu mente, como deseando llenar tu vaso.
16. No busques lo que te sobrepasa”

2 comentarios:

  1. El gran Santo Tomás. ¿Verdad que además de su belleza tienen vigencia hoy?

    Gracias, no los conocía.

    ResponderEliminar
  2. Absolutamente vigente... lo leo y releo con frecuencia

    ResponderEliminar