jueves, 8 de marzo de 2007

Maestros del ocio: Introducción

Si bien – como queda dicho – el concepto de “ocio” es típico del que podríamos llamar “humanismo antiguo”, esa antigüedad estaba muy lejos de ser pacífica. Fue una época muy violenta, mucho más allá de lo que puede ser la nuestra. Guerras, masacres, expediciones punitivas, esclavitud, tortura, castigos corporales. Había muy pocos islotes de libertad cívica en un ambiente en que lo habitual era la arbitrariedad del poder. Los viajes eras riesgosos, los mares llenos de piratas. La medicina débil, las epidemias muy frecuentes. En este ambiente, no parece extraño que los filósofos se hayan ocupado en la construcción de un castillo interior en el cual refugiarse, y se hicieron maestros en el arte de una vida ociosa, aislada de ese caos. Nos han transmitido estas enseñanzas en escritos de ellos mismos y de sus discípulos, y ahora pueden interesarnos cada vez más ya que los temas que tratan y nos proponen se refieren a asuntos que son nuestros hoy por hoy. Hay un mensaje que transmiten: se puede ser feliz a pesar de todo; paz del alma y del cuerpo, realización plena en los trabajos del ocio, y mucho más. Muestran múltiples caminos, y en una serie de postales que iré colocando aquí pretendo mostrar algunos de los mensajes de estos maestros del ocio.

Bibliografía: Roger-Pol Droit “Les penseurs antiques. Leurs leçons pour être heureux malgré tour » En : Le Point, Paris 13 juillet 2006, nº 1765 pp. 64-71

3 comentarios:

  1. Leyendo sus comentarios sobre el ocio y el trabajo, que según Ud. son lo mismo -o deberían serlo- y en lo que concuerdo, se da uno cuenta que más sabe el diablo por viejo...
    También me ha hecho recordar al hermano del Humboldt americano, y el énfasis por él puesto sobre la importancia del lenguaje y una formación clásica basada en él, cosa que por desgracia no esta en boga.
    Saludos desde España hasta esa maravillosa tierra que no he visitado pero que conozco mucho, porque he conocido a muchos de sus hijos.

    ResponderEliminar
  2. Digo que hay un tipo de trabajo que es ocio: aquél que realizamos con gusto, espontaneidad y libertad, como es el caso de muchos artesanos, músicos, escritores, filósofos. Hay también un tipo de trabajo que es una gran joda. Saludos. Gonzalo.

    ResponderEliminar
  3. gonzalo , cu cu , no me olvido de tì ,, estamos listos para comenzar nuestro proyecto
    escribeme

    ResponderEliminar